Aldia

NO PODEIS PRODUCIR FRUTOS SI NO ESTAIS EN MI

Un misionero en África tenía una planta eléctrica que iluminaba la iglesia y su pequeña casa. Un día le hicieron una visita unos hombres de unos campos lejanos. Uno de ellos se fijó en la bombilla que colgaba del techo de la sala. Cual no fue su sorpresa cuando el cura le dio al interruptor y la bombilla se encendió.

Uno de los visitantes le pidió una bombilla y pensando que la quería como adorno o Juguete le dio una bombilla fundida.

 

DOMINGO DEL BUEN PASTOR

Estaban unos bomberos apagando un fuego en el bosque cuando uno de ellos encontró un pájaro carbonizado en su nido. ¡Qué raro!, pensó. ¿Por qué no escapó del fuego? ¿Por qué no echó a volar?


Cuando cogió el pájaro vio cinco pajaritos recién nacidos. La madre los había protegido muriendo para que ellos tuvieran vida.

     “Les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras”.

Un explorador del Amazonas regresó a su pueblo y todos estaban ansiosos por conocer sus aventuras por el río poderoso y por aquel vasto territorio.

¿Cómo, se preguntaba, describirles lo que he visto?

¿Cómo puedo poner en palabras los sentimientos que experimenté al ver las flores exóticas y los sonidos oídos durante las noches?

 Misericordiae Vultus

BULA DE CONVOCACIÓN DEL JUBILEO EXTRAORDINARIO DE LA MISERICORDIA

FRANCISCO, OBISPO DE ROMA, SIERVO DE LOS SIERVOS DE DIOS
A CUANTOS LEAN ESTA CARTA GRACIA, MISERICORDIA Y PAZ

1. Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre. El misterio de la fe cristiana parece encontrar su síntesis en esta palabra. Ella se ha vuelto viva, visible y ha alcanzado su culmen en Jesús de Nazaret. El Padre, « rico de misericordia » (Ef 2,4), después de haber revelado su nombre a Moisés como « Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira, y pródigo en amor y fidelidad » (Ex34,6) no ha cesado de dar a conocer en varios modos y en tantos momentos de la historia su naturaleza divina. En la « plenitud del tiempo » (Gal 4,4), cuando todo estaba dispuesto según su plan de salvación, Él envió a su Hijo nacido de la Virgen María para revelarnos de manera definitiva su amor. Quien lo ve a Él ve al Padre (cfr Jn 14,9). Jesús de Nazaret con su palabra, con sus gestos y con toda su persona[1] revela la misericordia de Dios.

 TOMÁS, EL INCRÉDULO

Si usted examina un objeto de plata verá que tiene unas marcas grabadas por el fabricante.

Estas marcas nos revelan dos cosas. La primera es que ese objeto es lo que parece ser, es decir, está hecho de plata y no está mezclado con otros materiales menos nobles.

La segunda cosa que nos revela es el lugar donde fue fabricado.

Dicen que esta práctica se remonta al año 1300, en Inglaterra y desde entonces continúa hasta hoy de una manera u otra.

   
© ALLROUNDER