Aldia

 

Nota de los obispos para la
 
Jornada por la Vida 2016
 
La creación proclama la bondad y el amor de Dios. Como afirma el salmista: «El cielo proclama la gloria de Dios, el firmamento pregona la obra de sus manos: el día al día le pasa el mensaje, la noche a la noche se lo susurra» (Sal 18, 2-3). Esta hermosura de la creación, que conmueve las entrañas humanas, suscita en el salmista la admiración y la acción de gracias a Dios: «Cuántas son tus obras, Señor, y todas las hiciste con sabiduría» (Sal 104, 34).

 CONFIRMACIÓN

Lo anunciabamos el día de Pascua en las eucaristías, dieciocho chavales de nuestra parroquia se confirman en la tarde del 2 de abril, domingo segundo de Pascua.

Tras varios años de preparación, casi podemos decir desde la Primera Comunión, estos jóvenes van a recibir el sacramento de la confirmación arropados por sus familias y por la comunidad cristiana de La Tenderina.

El "proceso" ha tenido "sus altos y sus bajos", pero ahí están y esperamos que "se queden".

Los chicos ya son mayores (no tienen 12 o 13 años) y saben "lo que quieren" (más o menos).

 

Oh Cruz de Cristo
Via Crucis del Coliseo
Te seguimos viendo en los destructores de nuestra «casa común» que con egoísmo arruinan el futuro de las generaciones futuras
Oh Cruz de Cristo, símbolo del amor divino y de la injusticia humana, icono del supremo sacrificio por amor y del extremo egoísmo por necedad, instrumento de muerte y vía de resurrección, signo de la obediencia y emblema de la traición, patíbulo de la persecución y estandarte de la victoria.
Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo alzada en nuestras hermanas y hermanos asesinados, quemados vivos, degollados y decapitados por las bárbaras espadas y el silencio infame.

 

 
¡Jesucristo ha resucitado!
 
 
 
¡Verdaderamente ha resucitado!

Vigilia Pascual

UNA NOCHE PARA PROCLAMAR LA VIDA
La hermosa celebración de la noche pascual de los cristianos es una fiesta que tiene una historia venerable. 
En realidad, el mandamiento de Jesús que ponemos en relación con la celebración eucarística (Haced esto en conmemoración mía), 
tenía que ver también con la celebración anual, sobre todo si se reconoce como contexto de la cena eucarística, la celebración 
pascual judía, que era una celebración anual. Además de esto, se puede tener en cuenta una motivación humana, generalizada 
culturalmente: en todos los ambientes humanos se ha hecho memoria anualmente de la muerte de los seres queridos. Imposible 
pensar que los seguidores de Jesús hubieran pasado por alto el memorial anual de la muerte del Maestro, seguramente desde el 
mismo año que siguió a dicha muerte.