Aldia

 La campaña concluye, la caridad política continúa
Nuestra condición de ciudadanos, protagonistas de la vida política, no se reduce a la elección, cada cierto tiempo, de nuestros representantes
Un objetivo de la regeneración democrática es propiciar el paso del ciudadano “espectador-consumidor” al de ciudadano “actor-corresponsable”. La política es obra de todos. Resulta vano esperar de la clase política, como de los empresarios, de la policía, de los magistrados, etc., un civismo que no sea el vivido por el conjunto de la población.
La democracia necesita virtud, tanto en los dirigentes como en los propios ciudadanos. Precisa una ética que descanse en el respeto a los derechos del hombre reconocidos en la Declaración de la ONU de 1948 y en nuestra Constitución, cuya reforma no debería plantearse con frivolidad. Resulta igualmente importante comprender que la afirmación de derechos es fuente de deberes. Una sociedad que lo espera todo de las administraciones públicas, puede desembocar en la irresponsabilidad, así como en la degradación de la democracia.
No existe una verdadera democracia sin comportamientos democráticos: aprender a conocer y a reconocer al otro; fomentar el diálogo en vez de la pelea; hacer prevalecer la razón sobre la pasión; desterrar el uso de la violencia y la mentira. ¿Dónde se aprenden estos comportamientos? ¿En dónde se forman ciudadanos virtuosos? La democracia se aprende mediante su práctica en el ámbito social e institucional del que participamos, pero necesita la acogida de sus valores fundantes y el cultivo de virtudes cívicas en la familia, la escuela y la vida asociada. Es la tarea a impulsar a partir del lunes.
D. Luis Argüello. Obispo Auxiliar de Valladolid


 

 

Genocidios en Nankín y Armenia… ¿Por qué mirar para otro lado?
¿Podemos mirar hacia otro lado mientras suceden los hechos de genocidio, o mientras todavía no se reconoce el sufrimiento de las víctimas? ¿No es reconocerlos y pedir perdón, cada uno por nuestra responsabilidad directa o indirecta, la mejor receta o vacuna para las generaciones posteriores?


Armenia
Recientemente Alemania ha reconocido el genocidio armenio (1915-1923), no sin pocas protestas de Turquía, potencia siempre presente en las relaciones euro-asiáticas, más si cabe con su intención de entrar en la UE y los deplorables acuerdos sobre la “contención de refugiados” a cambio de otras concesiones.
Durante la primera Guerra Mundial un millón y medio de armenios fueron exterminados y otros seiscientos mil fueron deportados por el Imperio Otomano, que los acusó de colaborar con el enemigo ruso. Turquía, en cambio, lo considera una guerra civil en la que murieron medio millón de armenios y una cantidad similar de turcos.

 Carta abierta al Cardenal Arzobispo de Valencia D. Antonio Cañizares Llovera

 

Querido Sr. Cardenal Arzobispo de Valencia, querido hermano Don Antonio: paz y bien.

He seguido por los medios de comunicación tus declaraciones sobre la ideología de género y otras cuestiones afines. Efectivamente es nociva con todas sus variantes y estrategias, con hondo calado demagógico, político y cultural. Hay razones que quienes la esgrimen y subvencionan no siempre declaran abiertamente, sino que de modo paulatino van introduciendo sus postulados ideológicos con verdadera imposición, excluyendo a todo aquel que no acepte sus principios, sus métodos y sus objetivos.

 El invierno demográfico de España y en Europa

15 junio, 2016

 

Según la OCDE España será el tercer país más envejecido del mundo en el año 2050: el 34,5% de la población tendrá más de 65 años. Solo Japón y Corea del Sur nos superarán

El aumento en la expectativa de vida ha venido acompañado de un problema creciente y dramático: estamos a la cola de natalidad de Europa con 1,3 hijos/mujer de media, muy lejos de la tasa de reposición (2,1). Desde que comenzó el regreso masivo de inmigrantes a sus países de origen, el descenso en el número de nacimientos se ha acentuado.

 María Magdalena, la fiesta de la mujer apóstol

EDITORIAL VIDA NUEVA | Por decisión expresa de Francisco, la conmemoración del 22 de julio de santa María Magdalena, será elevada a Fiesta en el Calendario Romano. Este cambio litúrgico es más que un gesto hacia la primer testigo de la Resurrección de Jesús.

Pasar de “memoria obligatoria” a “fiesta” implica dar un salto desde el grupo de santos reconocidos en el que hasta ahora se encontraba a subrayarla como una figura de indiscutible relevancia en la historia del cristianismo. De esta manera, María de Magdala será tratada como el resto de los apóstoles, o mejor aún, como apóstol de los apóstoles.

Fue la primera discípula enviada por el Resucitado. No resulta anecdótico que fuera mujer. Como tal, respondió con creces y desde la fidelidad venciendo el temor que asolaba al resto. Por eso, poner en valor en la liturgia a María Magdalena como testigo de Cristo supone un respaldo a todas las mujeres de la Iglesia que, como ella, han respondido y responden con prontitud a la llamada del Resucitado sin importarles sufrir persecución, padecer los privilegios masculinos y sin buscar peanas a las que subirse. Porque, como ella, saben que la misión comienza a los pies de la cruz y ante el sepulcro vacío.

En el nº 2.993 de Vida Nueva. Del 18 al 24 de junio de 2016

   
© ALLROUNDER