Aldia

 

ACOMPAÑAMIENTO PASTORAL

Durante estos años anteriores en la Parroquia insistimos mucho en la ACOGIDA. Este curso pretendemos dar un paso mas, completando la Acogida con el ACOMPAÑAMIENTO. Algo en lo que insiste PP Francisco en la Amoris Laetitia. Saber acompañar y realizar un acompañamiento de las personas no es exclusivo de los curas. Es propio de los padres, amigos, catequistas, voluntarios de Cáritas, voluntarios de Pastoral de la Salud. Acompañar no lo es todo en pastoral pero Acompañar es un instrumento pastoral privilegiado para este momento que estamos viviendo.

El acompañamiento tiene una fuerte fundamentación teológica pastoral. Toda la vida y la acción de Jesús es un acompañamiento de las personas. Acogía, acompañaba y liberaba por la salud y el perdón. Lo dice Pedro en el NT. “Pasó por la vida haciendo el bien, curando todo dolor y enfermedad” pero no era un terapia de enfermedades sino que siempre iba unido al anuncio del evangelio.

Tribuna: Cenizas y personas

No hace mucho tiempo fui invitado a asistir a un entierro después de la correspondiente celebración litúrgica. Asentí pensando que el acto religioso se prolongaba con el correspondiente enterramiento en el sentido estricto y etimológico de la palabra: depositar un cadáver en la tumba propia, cubrir con tierra aquel lugar destinado para este fin, junto a sus familiares y sellando con nombre propio ese trozo de suelo.

Poco después se me indicó que después de la incineración el acto tendría lugar en un monte cercano en el que hay un santuario famoso en la zona, dedicado al ángel patrón, con la iglesia circundada por su correspondiente cementerio. Mi sorpresa fue considerable cuando al llegar a la cima de la montaña no nos dirigimos a la iglesia y al campo santo sino al campo abierto, donde comenzaron a buscar la peña más alta desde la que mejor poder esparcir las cenizas. En ese momento se produjo una situación inesperada. El hermano del difunto que tenía entre sus manos la urna cineraria prorrumpió entre cortante y retador: "Las cenizas de mi hermano no se esparcen".

TODOS LOS SANTOS Y FILES DIFUNTOS

Hoy, fiesta en honor de todos los Santos, y mañana, día de recuerdo especial para nuestros familiares y amigos, que se han ido en el último viaje, son fechas que tienen un colorido especial: de añoranza y esperanza, de tristeza y alegría… Viajes a los pueblos de origen, visitas a los cementerios, adorno de las tumbas y panteones familiares, compra de flores, encargo de misas… Todo esto va unido a una antigua tradición familiar cristiana.

LOS MISIONEROS SON UN EJÉRCITO DE PAZ

“No soy creyente”, ha afirmado con sinceridad Pilar Rahola al empezar el pregón del Domund. “Esta dificultad para entender la divinidad no me impide ver a Dios en cada acto solidario, en cada gesto de entrega que realizan tantos creyentes, precisamente porque creen”.

La periodista se ha preguntado qué deben de sentir los cristianos que les sacude de esa forma y les mueve a salir de su casa e ir a “aquellos agujeros negros del planeta que no salen ni en los mapas”.

Según ha explicado, esta entrega constituye una gran revolución, que ilumina a la sociedad en los tiempos convulsos que vivimos.

“El comportamiento de estos creyentes, que entienden a Dios como una inspiración de amor y de entrega, es un faro de luz, ciertamente, en la tiniebla”.

¿Criticar la evangelización? No es justo

Rahola ha explicado el doble trabajo que llevan adelante los misioneros: la evangelización y la caridad cristiana. La periodista ha denunciado que la evangelización “ha sufrido los ataques más furibundos, sobre todo por parte de las ideologías que se sienten incómodas con la solidaridad cuando se hacen en nombre de Cristo”. “¿Por qué ir a ayudar al prójimo es correcto cuando se hace en nombre de un ideal terrenal, y no lo es cuando se hace en nombre de un ideal espiritual?”, se ha preguntado.

Ante eso, Rahola ha reivindicado la importancia de la evangelización, como fuente de civilización, que entronca con los derechos humanos.

“Desde mi condición de no creyente quiero decir que la misión de evangelizar es, también, una misión de servicio al ser humano”, ha sentenciado. “El mensaje cristiano es una poderosa herramienta transgresora y revolucionaria, la revolución del que no quiere matar a nadie, sino salvar a todos”.

La ética laica, ¿puede criticar?

En cuanto a la caridad cristiana, Pilar Rahola ha defendido que es el motor que mueve a millones de cristianos a lo largo de toda la historia a salir de su comodidad para ayudar a los invisibles. “¡Quiénes somos nosotros, gente acomodada en nuestra feliz ética laica, para poner en cuestión la moral religiosa, que tanto bien ha hecho a la humanidad!”.

La pregonera ha hecho especial mención a Isabel Solá misionera que fue asesinada en Haití en septiembre de este año), y a los misioneros muertos por causa del ébola en 2014, quienes muestran el ideal del misionero, que es la entrega total. “Si Dios es el responsable de tal entrega completa, cómo no querer que esté cerca de nosotros, incluso cerca de aquellos que no conocemos el idioma para hablarle”, exclamó.

Hay tristeza en la increencia

Finalmente, la pregonera del Domund ha reconocido que no creer en Dios es algo triste, ya que conlleva soledad ante la muerte. “Pero soy una creyente ferviente de todos estos hombres y mujeres que, gracias a Dios, nos dan intensas lecciones de vida, apóstoles infatigables de la creencia en la humanidad”.

Rahola ha explicado que la llamada del Papa Francisco a salir de la tierra, que ha inspirado el lema del Domund de este año, es una llamada que “nos interpela a todos: los creyentes, los agnósticos, los ateos, a los que sienten a y a los que dudan, a los que creen y a los que niegan, o no saben, o querrían y no pueden”.

Pilar Rahola ha terminado el pregón afirmando que “las misiones católicas son una ingente fuerza de vida, un inmenso ejército de soldados de paz, que nos dan esperanza a la humanidad, cada vez que parece perdida”

Fuente: Religión en libertad

 

El Papa en Asís: “La indiferencia es la gran enfermedad de nuestro tiempo”

 

El papa Francisco clausuró este martes la jornada por la paz en Asís, centro de Italia, con un llamado contra las guerras y la indiferencia ante la misma, la violencia y el terrorismo que sacuden al mundo, lanzado junto a líderes de diversas religiones.