Aldia

 

La Epifanía

La Epifanía es la historia de un viaje de ida y vuelta. Dios vino a los suyos en pobreza y debilidad y los suyos no lo reconocieron ni lo recibieron. Este viaje es la Epifanía, la manifestación de Dios a los hombres.

La vida del creyente es también la historia de un viaje, un viaje al encuentro de Dios. Si Dios sale a mi encuentro, yo también tengo que salir a su encuentro.

Navidad es la cita del amor de Dios con cada uno de nosotros.

Navidad es el viaje de Dios que sale a nuestro encuentro. ¿Hay sitio en tu corazón?

¿Estoy dispuesto a acudir a la cita del amor?

Todos de pequeños hemos jugado a lanzar piedras en algún estanque o algún lago. ¿Quién lanzaba la piedra más lejos? ¿Quién hacía más ondas?

Jesús fue, por así decir, como una piedra lanzada en el Oriente. La primera onda alcanzó a los judíos. La segunda onda a los gentiles. La tercera y la cuarta... hasta llegar a nosotros. Y hasta que la última llegue a toda la humanidad y conecte con el acontecimiento Cristo.

Ondas de amor y de luz emanan de la piedra Cristo y alcanzan a muchos hombres.

Este evangelio que hemos proclamado debiera ser el evangelio de nuestra historia personal. No basta que digas: ¡qué hermosa la historia de los tres Reyes Magos!.

¡Qué suerte la de los tres Reyes guiados por la estrella!.

¡Qué suerte la de Jesús que le ofrecieron oro, incienso y mirra!

No, tienes que dejarte tocar por el evangelio.

Mi vida es una eterna pregunta: ¿Dónde está el Rey que ha nacido para ir a adorarle?

Mi vida es esta búsqueda y este viaje hacia Dios.

Búsqueda a pesar de las dificultades del camino, a pesar de que la estrella se oculte, a pesar de que la vida no me sonríe, a pesar de que el mundo parece hundirse, a pesar de los escándalos y las traiciones...

Los Magos hicieron un largo viaje, la cita era en Belén, la cita era con el Rey, el jefe, el pastor de Israel, con un niño recién nacido.

Los Magos que no tenían ni los profetas, ni las promesas, ni las tradiciones, ni la esperanza de un Mesías... se pusieron a viajar en busca de Dios.

Los Magos, unos extranjeros, vinieron a enseñar a los judíos una estrella que brillaba en su propio cielo y no la habían visto.

Los Magos, unos sacerdotes paganos, vinieron a enseñar a los judíos, los herederos, que el Señor ya había viajado hasta nosotros.

Los judíos, los sacerdotes, los escribas y Herodes siguieron estudiando la Biblia, pero no se pusieron en camino. Nunca hicieron el viaje al lugar de la cita, Belén, a la cita con Jesús. Los profesionales de la religión no encontraron al Dios de la vida.

Su libro santo no les sirvió de nada. Porque Jesús no es un libro, es el Salvador. Más tarde estos profesionales rechazaron y mataron a Jesús y a sus seguidores.

Hermanos, hay que viajar al lugar de la cita del amor y con el amor.

Hay que viajar y preguntar el camino como los Magos y no descansar hasta encontrar al Rey.

Hay que viajar, sin regresar a los Herodes, que quieren matar el amor de Dios que llevamos todos dentro.

Hay que viajar, ahora que es Navidad, ahora que hay una oferta, ahora que te sientes bien. Hay que viajar al encuentro del Dios que nos ha visitado en su hijo. Hay que viajar sin maletas, sin regalos, con el corazón abierto para adorar a Dios.

"Hemos visto su estrella y venimos a adorarlo".

 

 

AÑO NUEVO, ¿VIDA NUEVA?


Hermano, hermana: 

La Nochevieja no es un invento de la Iglesia,
no es una fiesta litúrgica; pero es una fiesta del hombre 
y es –por lo tanto– también una fiesta nuestra. 
Es una fiesta agridulce, en la que el hombre expresa –sin saberlo– 
su afán de futuro, su deseo de eternidad, 
su esperanza secreta, pero a la vez radical y profunda, 
de resurrección. 

 

 

SOLEMNIDAD DEL NACIMIENTO DEL SEÑOR

PAPA FRANCISCO

 

1. «El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande» (Is 9,1).

Esta profecía de Isaías no deja de conmovernos, especialmente cuando la escuchamos en la Liturgia de la Noche de Navidad. No se trata sólo de algo emotivo, sentimental; nos conmueve porque dice la realidad de lo que somos: somos un pueblo en camino, y a nuestro alrededor –y también dentro de nosotros– hay tinieblas y luces. Y en esta noche, cuando el espíritu de las tinieblas cubre el mundo, se renueva el acontecimiento que siempre nos asombra y sorprende: el pueblo en camino ve una gran luz. Una luz que nos invita a reflexionar en este misterio: misterio de caminar y de ver.

La esforzada y gratuita esperanza

 

Bien mirado en la espera nos gastamos todo el año.
Largos ratos nos pasamos a diario en las esperas.
En la espera de médico, o en la del autobús.
En el metro, en la tienda, en la esquina,
el butano, el cartero, el amigo
que vuelve desde lejos...
 

 

PERSECUCIÓN DE LOS CRISTIANOS EN EL MUNDO

100.000 cristianos son asesinados cada año en el mundo bajo un silencio vergonzoso de los grandes medios de comunicación social. El siglo XX ha sido el siglo de más mártires en toda la historia.

   
© ALLROUNDER