Imprimir

 La Ascensión del Señor

Un  ministro de agricultura recibió un día a un manager que le presentó un informe minucioso sobre lo que consideraba que los mercados rurales necesitaban.

El ministro le miró y le dijo: "No voy a leer este informe hasta que no vea barro". ¿Qué barro?, le preguntó el manager. "El barro en sus botas de recorrer todos esos campos", le contestó el ministro.

"No quiero oír nada de usted sobre los mercados rurales hasta que no pueda decirme qué clase de cerveza beben esos agricultores, qué hacen sus hijos después de la escuela y de qué hablan esas gentes cuando salen de la iglesia".

Pero este informe está basado en una investigación muy seria.

Barro, quiero ver barro en sus botas. A propósito, ¿tiene por casualidad un par de botas?

No, dijo tímidamente el manager.

Salga de mi oficina y no vuelva hasta que no haga lo que le he dicho.

Las experiencias religiosas en la cima del monte, ya sea el Sinaí, elTabor, o cualquier otra montaña, son necesarias. La cima del monte es el lugar donde las visiones nacen y se alimentan. Pero el reto consiste en bajar de la cima y enfrentarse a la realidad y, a veces, callarse.

Nuestras ideas religiosas, nuestra teología y nuestras doctrinas pueden estar basadas en una investigación sólida; podemos hablar muy elocuentemente de Dios y de la Iglesia, pero Jesús quiere ver el barro del mundo en nuestras botas.

El mismo Jesús al que rezamos y escuchamos no se quedó en la cima del monte Tabor sino que bajó y rompió la frontera que separaba el cielo de la tierra y subió al cielo con el barro de nuestros pecados, de nuestros sufrimientos y tragedias. Ahora hay acceso libre entre Dios y los hombres y el tráfico discurre en ambas direcciones.

Después de su muerte Jesús se aparece a sus discípulos en la orilla del lago, en el cenáculo y en el camino de EMAÚS. Tienen la sensación de que Jesús baja de su mundo a nuestro mundo como un meteorito y les cuesta reconocerlo, a pesar de que siempre ha estado presente.

Jesús vive entre nosotros, es nuestro constante compañero de camino, pero tal vez no lo reconocemos porque lleva demasiado barro en sus botas.

¿Cómo se imagina a Jesús en su propia vida? ¿Está sólo presente en un cielo limpio o está también presente en nuestro inmundo mundo?

Cuatro cambios de marchas:

Primera, del cielo a la tierra.

Segunda, encontramos la luz cuando dejamos de mirar a Dios para mirar a los hermanos.

Tercera, cambio del "nosotros" a "ellos".

Cuarta, nos lleva de lo general y abstracto a lo concreto y real.

¿Cómo podemos vivir nuestra vida cristiana en este tiempo entre el ayer de la encarnación y el mañana de la Ascensión, entre el ayer de nuestro nacimiento y el mañana de nuestra muerte?

Centrarnos en lo que está sucediendo hoy, no en lo que no ha pasado aún.

Seguir los mandamientos de Dios y mantenernos conectados con Él a través de la oración para estar siempre preparados.

Tener confianza, no porque nuestra confianza vaya a cambiar el resultado, sino porque las promesas de Dios para nosotros, sus hijos, se realizarán.